El tabaco también es malo para el oído

Muchas han sido las investigaciones para demostrar los efectos nocivos del tabaco y muchos los esfuerzos para concienciar a la sociedad de los perjuicios de esta sustancia en la salud de todos. Y es que está empíricamente demostrado que el riesgo de padecer enfermedades tan letales como el cáncer de pulmón, de esófago, o de vejiga, entre otros, aumenta sustancialmente entre los fumadores. Pues bien, recientes y variados estudios evidencian la posible relación entre el tabaco y la pérdida de audición, tanto entre los fumadores activos como pasivos.

comillas

Los fumadores pasivos también pueden sufrir consecuencias negativas en su aparato auditivo debido a su exposición indirecta el tabaco.

Según ha publicado Spanish-hear.it, la Universidad de Pekín, en China. Ha demostrado que entre los fumadores expuestos a fuertes niveles de ruido aumenta el riesgo de perdida de audición. Par ello se ha realizado un estudio en el que han participado517 trabajadores chinos, de ellos un 60% eran fumadores y el 40% restante no. El total del colectivo ha estado expuesto a fuertes niveles de ruido durante un año. Los resultados del informe presentan un argumento más para dejar de fumar ya que el riesgo entre los fumadores de padecer pérdida de audición es mayor.

Los fumadores pasivos también pueden sufrir consecuencias negativas en su aparato auditivo debido a su exposición indirecta el tabaco. La revista científica ‘Tobacco Control’ confirma que el humo del cigarro daña el oído de quienes están expuestos a este tal y como deprende los resultados de un estudio llevado a cabo entre 3.300 adultos estadounidenses. El doctor Ralph Home máximo responsable de esta investigación manifestó que “el humo de cigarro obstruye el flujo sanguíneo en los vasos del oído, provocando que la falta de oxígeno en el oído propicie la acumulación de desechos.”

Además, y si cabe más preocupante, son los efectos nocivos del tabaco en el oído afectan hasta a los más pequeños. Un estudio llevado a cabo por la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, también despierta las alarmas de la nocividad de tabaco durante la gestación ya que aumenta el riesgo de que los hijos puedan perder audición a partir de la adolescencia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *