La música y los problemas de audición

Trabajar haciendo o interpretando música puede ser muy grato, pero también conlleva algún riesgo si no tomamos las precauciones oportunas para proteger nuestra salud auditiva. Esto, ha quedado de manifiesto en diferentes estudios realizados por el OPAM (Observatorio de Prevención Auditiva para los Músicos) y en los cuales se concluye que el 50% de los músicos profesionales presentan algún problema de tipo auditivo.

Cuando trabajas con música podrás estar expuesto a más de 80dB o incluso los 100dB durante un periodo de tiempo que va de las 2,5 a las 8 horas diarias, y estos niveles son peligrosos para nuestra salud auditiva si no tomamos las medidas de protección adecuadas. De hecho, sobre el universo analizado, un 17% de los músicos que presentan algún problema auditivo tienen pérdidas importantes y pueden llegar a necesitar la adaptación de audífonos. El mismo estudio, también nos alerta sobre el bajo nivel de concienciación, ya que sólo 1 de cada 4 músicos utiliza tapones o algún otro tipo de protección. Además de la pérdida auditiva antes mencionada, un 25% de los músicos analizados por el OPAM también presentan otros trastornos auditivos como hiperacusia (intolerancia a sonidos de un nivel normal pero que el oído percibe como muy elevados o incluso dolorosos), acúfenos (molestos silbatos), o la diploacusia, (distorsión de la frecuencia o percepción de un ruido de forma diferente en cada oído).

¿Cómo protegernos con eficacia?

La mejor opción ante la sobreexposición a este brutal sonido es proteger el oído con tapones que puedan atenuar el ruido, pero a la vez permitan a los músicos una audición totalmente nítida y precisa en todas las frecuencias. El uso de este tipo de protecciones puede reducir entre 15 y 25 dB el sonido. Además de una buena protección, los especialistas recomiendan tomar algunas medidas como no acercarse a los amplificadores en exceso durante los conciertos o guardar una hora de reposo auditivo por cada hora de ensayo. Como colectivo con un alto riesgo de sufrir problemas auditivos, es recomendable revisar periódicamente la audición y visitar a un especialista ante algún síntoma que pueda alertar de un posible trastorno auditivo.

Casos famosos

Los últimos años son muchos los músicos que han confesado sufrir algún problema auditivo derivado de su profesión. Conocidos son los casos de Pete Townshend, Phil Collins, Sting o Neil Young, que han hecho público que sufren pérdida de audición por la sobreexposición a altos niveles de sonido que han sufrido a lo largo de su carrera. El conocimiento de estos casos ha hecho que el problema se haga conocido y aumente la concienciación entre el gremio de músicos para cuidar y proteger sus oídos de la sobreexposición a altos niveles sonoros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *