La protección auditiva en los 10 trabajos más ruidosos

La protección auditiva en los 10 trabajos más ruidosos. Nuestra salud auditiva debería estar siempre cuidada, aunque es algo que no solemos tener normalizado y no debería ser así. Es habitual que solo nos acordemos de nuestros oídos cuando tenemos algún problema relacionado con ellos. 

Existen más trabajos de los que podemos imaginar en los que, durante su realización, estamos expuestos a altos niveles de ruido, lo que puede ocasionarnos estos inconvenientes auditivos y para los que es recomendable utilizar protección auditiva.

La pérdida de audición inducida por ruido y otros problemas derivados a causa de los sonidos existentes en el puesto de trabajo son unas de las patologías más frecuentes adquiridas en el entorno laboral. Lo que es una pena es que no esté considerado por los trabajadores como uno de los principales problemas que pueden suceder en el trabajo.

Se considera que un nivel de ruido es dañino para el oído por encima de los 85 dB (decibelios). La exposición a niveles por encima de esta cifra durante largos períodos de tiempo es bastante perjudicial para nuestros oídos. Obviamente, cuanto más ruido y más tiempo estemos expuestos, más perjudicial será para nuestra audición.

Los diez trabajos más perjudiciales para nuestra audición

(La protección auditiva en los 10 trabajos más ruidosos) A principios del año 2016, la web de salud www.health24.com elaboró una lista con los 10 trabajos más peligrosos para los oídos:

1)   Controladores aéreos y personal aeroportuario de control de tierra

Es una de las profesiones con más riesgos, si no es la que más tiene, para la salud auditiva. Los despegues y aterrizajes de los aviones que escuchan continuamente pueden alcanzar los 140 dB, convirtiéndola en una de las profesiones más propensas a la pérdida de audición.

2)   Pilotos profesionales (Fórmula 1, rallies, motos…)

Durante horas de entrenamiento y competición, dentro o sobre sus máquinas, soportan los ruidos de los motores, que llegan a alcanzar los 135 dB. Para ellos es imprescindible el uso de protección auditiva adecuada.

3)   Mineros

Al igual que los anteriores, se ven expuestos a ruidos que llegan hasta los 135 dB. Esto es producido por el uso de maquinaria eléctrica, como taladros o perforadoras, en espacios cerrados.

4)   Obreros de la construcción

Los profesionales de este sector, que también trabajan con maquinaria pesada, también someten sus oídos a grandes ruidos. Por poner un ejemplo, un martillo neumático alcanza los 130 dB.

5)   Carpinteros

Las motosierras, taladradoras rotativas y demás maquinaría específica que utilizan, llegan a rozar los 120 dB.

6)   Dj´s, músicos, camareros y trabajadores de discotecas

Da igual la labor que desempeñen en estos locales. El simple hecho de desempeñar su trabajo dentro de estas salas somete sus oídos a una exposición constante al ruido elevado. Pueden llegar a soportar más de 115 dB durante más de seis horas seguidas.

Como consecuencia de esta prolongada y constante exposición al ruido están en alto riesgo de perder capacidad auditiva.

En este apartado también cabría mencionar a los trabajadores de grandes conciertos, sometidos también a ruidos que pueden alcanzar los 120 dB.

7)   Jardineros

Las máquinas cortacésped y las desbrozadoras, esas que pueden despertarnos como ruido de fondo lejano durante las vacaciones de verano, pueden llegar a generar hasta 107 dB. Estos profesionales pueden estar expuestos a ellas durante varias horas diariamente.

8)   Carteros, mensajeros y repartidores motorizados

El utilizar una moto sólo para desplazamientos urbanos no es lo mismo que pasarse sobre ella varias horas al día. Estos profesionales están expuestos de forma constante a sonidos que pueden alcanzar los 103 dB. Esto no solo se debe al ruido del motor, coches y demás elementos, si no también al efecto de cortar el viento.

9)   Profesores de guardería

Ya sabemos que los niños, cuando son pequeños, gritan mucho y poseen voces muy agudas. Una clase de niños pequeños, con sus gritos, lloros, pataletas y juegos, pueden llegar a alcanzar fácilmente los 85 dB.

10)    Peluqueros

Los secadores que utilizan estos profesionales a diario también pueden llegar hasta los 85 dB. Una exposición muy prolongada a esta intensidad de sonido puede originar pérdida auditiva gradual a lo largo de los años.

 

Otros trabajos con mucho ruido

Además de los diez trabajos anteriormente citados existen otros también muy ruidosos que hay que mencionar.

Un estudio canadiense reveló que los profesionales de la industria petrolera tienen el doble de probabilidades de perder audición que aquellos que trabajan en otros sectores también ruidosos.

Otro sector que también sufre especialmente en su capacidad auditiva el exceso de ruido (es más un deporte o una afición que una profesión), son los cazadores. Éstos también deben utilizar protección auditiva para minimizar el impacto del ruido sobre el tímpano, producido por las detonaciones, y así evitar que las patologías auditivas se agraven en el futuro.

Otros estudios afirman que los trabajadores de los sectores agrícola, forestal y pesquero también tienen mayores posibilidades de sufrir pérdida auditiva, además de acúfenos y otros trastornos derivados. También, los profesionales de la salud (como los dentistas), los arquitectos y los ingenieros muestran un riesgo importante de padecer tinnitus.

Protección auditiva en estos entornos laborales

Tras los datos que hemos visto queda claro que la mejor manera de que nuestra audición se vea afectada lo menos posible en estos trabajos es la prevención, así como hacernos una revisión periódica de la misma.

Como medidas preventivas frente a estos ruidos deberemos 

  • Adquirir:equipos de trabajo adecuados a ellos, que generen bajos niveles de decibelios.
  • Utilizar equipos de protección individual adecuados a nuestra labor.
  • Limitar los tiempos de exposición al ruido
  • Limitar el número de trabajadores expuestos a él 

establecer programas de mantenimiento preventivo de equipos con carácter periódico.

 

En algunos de estos trabajos, como en el de obrero de la construcción, existen pequeños “trucos” para valorar si nos encontramos ante un índice de volumen muy elevado. Con colocarnos a un brazo de distancia de un compañero, si somos incapaces de comunicarnos con un tono normal de voz, es que nos encontramos ante un entorno considerablemente ruidoso.

En general, para proteger el oído de los trabajadores, habrá que evaluar su impacto en el entorno. En consecuencia, se podrá determinar qué tipo de tapones u otro tipo de protección auditiva deberán utilizar.

En Audicost Audífonos somos especialistas en Protección Auditiva a medida. Personalizamos tu molde con el filtro con el nivel de atenuación que necesites de acuerdo a tu actividad. Pide cita en cualquiera de nuestro centros para mayor información y para la toma de impresiones para personalizar tus protecciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *