6 Pruebas auditivas paso a paso.

Todos los tipos de pruebas auditivas para detectar la pérdida de audición.

A la hora de hacernos unas pruebas de audición, se nos pueden plantear varias dudas, como en qué consiste, si nos dolerá o será molesta, si será necesaria…

Además de tratarse de unas sencillas pruebas clínicas, que no conllevan mucho tiempo en realizarse, las pruebas de audición no son molestas y, por supuesto, son completamente indoloras.

En Centros Auditivos Audicost, al igual que sugieren todos los expertos en audiología, recomendamos a todas las personas (sobre todo a las mayores de cincuenta años), revisar la audición una vez al año. Una detección precoz de la pérdida auditiva y su corrección son fundamentales para nuestra calidad de vida y nuestra salud cerebral.

Ni que decir tiene que, si detectamos cualquier síntoma de pérdida auditiva o hipoacusia, deberemos acudir al audiólogo para realizarnos una revisión.

Como ya hemos hablado en otras ocasiones, la hipoacusia, sordera o pérdida auditiva, es un trastorno sensorial que consiste en la incapacidad para escuchar sonidos, dificultando el desarrollo del habla, el lenguaje y la comunicación. Puede presentarse en uno o ambos oídos.

Las pruebas de audición deben ser exhaustivas y completas, de manera que pueda detectarse una posible pérdida auditiva y ver en qué medida está afectando dicha pérdida al estado de nuestro cerebro.

Desde el compromiso social de concienciarnos de la importancia que tiene en nuestra salud la audición, Centros Auditivos Audicost pone a nuestra disposición todos sus centros, recursos y especialistas para ayudarnos a mantenerla en perfecto estado y realizarnos unas pruebas de audición completas de manera totalmente gratuita.

La anamnesis, el primer paso

¿Cómo tienen que ser unas pruebas auditivas para garantizar el resultado y el posible tratamiento con adaptación de audífonos?

Esto se consigue empezando por la anamnesis, que es “el proceso de exploración clínica de un paciente mediante la entrevista para identificar personalmente al individuo, conocer sus dolencias actuales, obtener una retrospectiva de él y determinar sus elementos familiares, ambientales y personales relevantes. Estos datos se recogen en la historia clínica del paciente con un objetivo diagnóstico”.

Esta es la definición técnica del término, que no viene más que a decir que la primera fase de las pruebas auditivas, como en cualquier otra especialidad clínica, consistirá en una exhaustiva batería de preguntas por parte de nuestro audiólogo en la que nos preguntará sobre nuestros hábitos cotidianos, nuestro historial clínico en general y nuestra salud auditiva en particular, así como sobre nuestro conocimiento de la hipoacusia y de los tratamientos con adaptación de audífonos. Esta anamnesis será muy útil para la interpretación de los resultados y para la posterior elección de audífonos, en caso de necesitarlos.

¿Cuáles son las pruebas auditivas?

Se trata de seis sencillas e indoloras pruebas que, tras su realización, ayudarán al especialista a poder determinar el estado de nuestra salud auditiva.

No hay que olvidar que, según la metodología y el Compromiso de Excelencia Audiológica Audicost, no es suficiente con determinar en el resultado la evaluación exacta de la pérdida auditiva, si no que también hay que verificar si esta pérdida afecta a nuestro “cerebro auditivo”.

1. Otoscopia

Se trata de una comprobación visual del oído externo y del tímpano. Permite observar y diagnosticar la existencia de tapones de cera en el oído, así como patologías, inflamaciones, heridas o perforaciones.

Si durante su realización se detectan tapones de cerumen, el audiólogo dará por finalizada la revisión y nos derivará al otorrino. Cuando este último nos haya extraído los tapones podremos volver a nuestro Centro Auditivo para continuar en este punto con nuestras pruebas audiológicas.

2. Acumetría

Es la exploración inicial del estado de nuestra audición. La prueba orienta al audiólogo para saber en qué parte de nuestro sistema auditivo se encuentra una lesión y de qué tipo es.
Se lleva a cabo con diapasones que, al golpearlos, vibran y emiten tonos puros de frecuencias determinadas (128, 256, 512 y 1.000 Hz), correspondiendo éstas con las notas de la escala musical. Determinará si podemos escuchar o no dichas frecuencias correctamente.

3. Impedanciometría

Ya llegamos a una exploración más exhaustiva de nuestro oído medio para detectar si hubiese problemas en él. Se compone de dos pruebas auditivas: timpanometría y reflejos estapediales. Permite al audiólogo comprobar posibles alteraciones en el oído medio. Es un examen otorrinolaringológico cuyo objetivo es medir las impedancias o resistencias auditivas específicas del oído medio.

En esta prueba acústica se utiliza un impedanciómetro, un aparato con una sonda que se coloca en la apertura del conducto auditivo externo. Se aplica un sonido con frecuencia en intensidad variable, generando cambios de presión para desplazar el tímpano. Las diferencias de presión entre la sonora enviada y la recogida por la sonda dependerán, y determinarán, la impedancia de nuestro oído medio.

4. Audiometría tonal

La audiometría se realiza por vía aérea y por vía ósea, determinando nuestro umbral de audición. Se realiza a través de un audiómetro que emite sonidos de diferentes intensidades, concluyendo cuáles son los niveles en los que percibimos los sonidos.
La audiometría aérea estudia la vía completa que sigue el sonido por nuestro oído en condiciones normales.

La audiometría ósea profundiza en la capacidad de audición de nuestro oído interno. A través de un vibrador óseo que se coloca detrás de la oreja y en contacto con la piel, estimulándolo por el fenómeno de la vibración de líquido y hueso circundante al órgano de Corti. Esto permite obtener los niveles mínimos de intensidad a los que somos capaces de percibir estímulos acústicos.

5. Audiometría verbal o logoaudiometría

Esta prueba, específica de Centros Auditivos Audicost, evalúa nuestra capacidad para diferenciar entre sonidos y comprender el habla. Es decir, determina nuestra capacidad de comprensión del lenguaje (inteligibilidad) y nuestra discriminación (capacidad de distinguir los fonemas).

Para realizarla, simplemente se colocan unos auriculares y se irán emitiendo una lista de palabras determinadas.
Esta prueba se plasma en un audiograma y determinará, o descartará, si tenemos algún tipo de daño en el nervio auditivo (que es el encargado de enviar las señales auditivas al cerebro), o si existe algún tipo de barrera que impide al cerebro el correcto entendimiento de las palabras utilizadas en dicha prueba.

6. Enmascaramiento

En los Centros Auditivos Audicost esta prueba se realiza según la metodología aprobada por la ASHA, (American Speech Language Hearing Association), la Asociación Americana del Habla, el Lenguaje y la Audición.

El enmascaramiento audiométrico es una simple técnica que se utiliza en audiología para evitar que haya un efecto de cruzamiento en los sonidos que percibe el paciente durante la realización de las anteriores pruebas y se obtenga en ellas un resultado erróneo.

El resultado de las pruebas auditivas

Llegados ya a este punto hemos finalizado la revisión auditiva. Efectivamente, no ha sido molesta en absoluto.

Con todos los datos obtenidos en las pruebas que se han realizado, el audiólogo elaborará un informe completo y, en caso de determinar que tenemos algún tipo de pérdida auditiva, asesorará sobre qué tipo de tratamiento es el más adecuado para nuestro caso y resolverá cualquier duda al respecto.

No hay que olvidar que en caso de necesitar audífonos, el tratamiento de la hipoacusia depende de un buen diagnóstico completo, el cual se habrá conseguido con la correcta realización de estas pruebas de audición

En los Centros Auditivos Audicost realizamos todo este proceso y su posterior tratamiento bajo nuestro Compromiso de Excelencia Audiológica. Nuestro método de evaluación auditiva y de adaptación de audífonos garantiza que obtengas el 100 % de tu potencial de audición y consigas así una correcta estimulación cerebral, un cerebro joven.

Como queremos contar con tu confianza, en Centros Auditivos Audicost tu tratamiento de salud auditiva es totalmente gratuito, sin compromiso y sin desembolso inicial hasta que cumplamos tu objetivo de audición.

Cristóbal Táuler
Redactor.
Linkedin

Artículo audiológicamente revisado por:
Paula Gordo
Audióloga.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *