Saltar al contenido

¿Qué es la neuritis vestibular?

Llevamos ya un tiempo hablando sobre algunas de las enfermedades más comunes que pueden afectar a nuestros oídos. También hemos hecho bastante hincapié en algunas de las más importantes que afectan al oído interno en particular, y seguiremos hablando de alguna dolencia más para no dejárnosla en el tintero.

Más artículos sobre
¿qué provoca la neuritis vestibular?

No hace mucho hemos tratado dos afecciones que pueden ser más frecuentes de lo que creemos y afectan a nuestro equilibrio: la laberintitis y la enfermedad de Ménière. La primera es una infección o inflamación del oído interno y la segunda un exceso de líquido en el laberinto membranoso, causando ambas los mismos síntomas, principalmente mareos, vértigo, náuseas, hipoacusia y acúfenos. Existe otra enfermedad del oído interno bastante frecuente, con sintomatología similar pero con una ligera diferencia respecto a las dos anteriores. Se trata de la neuritis vestibular, que es la que vamos a tratar a continuación.

La neuritis vestibular, también denominada neuronitis vestibular, es una lesión que afecta al nervio vestibulococlear del oído interno y está provocada por la infección de un virus de la familia Herpes (aunque también puede ser de origen bacteriano). Hace que nuestro nervio del equilibrio se inflame y, como es el encargado de él y de transmitir al cerebro la información posicional del cuerpo, la comunicación falla, surgiendo problemas de equilibrio y orientación.

Síntomas y causas de la neuritis vestibular

Generalmente, esta dolencia se presenta en una única crisis, pero siempre de manera repentina y sin avisar, con los siguientes síntomas:

síntomas neuritis vestibular
  • El principal es el vértigo, que es intenso y constante. Aparece de forma repentina y tiene una duración que puede variar entre las 24 horas y unos pocos días.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Excesivo mareo.
  • Náuseas y vómitos.
  • Falta de estabilidad.
  • Palpitaciones.
  • Sudoración excesiva.
  • Dificultad para andar. Es posible que al hacerlo se produzca una laterización hacia el oído sano.
  • Nistagmo persistente, que se dará en el lado contrario al del oído afectado, es decir, en el lado del oído sano.
causas y tratamiento neuritis vestibular

La neuritis vestibular suele afectar de manera unilateral (a un solo oído), aunque en contadas ocasiones se han observado casos de bilateralidad. Es muy importante destacar que, respecto a la laberintitis y al síndrome de Ménière, la neuritis se distingue de ellas en que no afecta a la audición como hacen estas dos, ya que no causa ni hipoacusia ni tinnitus. Esta sintomatología es bastante útil a la hora de su diagnóstico.

Respecto a sus causas ya hemos mencionado que está originada por una infección que afecta al nervio del equilibrio. Esta infección suele ser, generalmente, de origen vírico: herpes, sarampión, varicela, paperas… A veces, el proceso infeccioso afecta a las vías respiratorias altas y se da a raíz de una gripe o de un resfriado común.

También entra dentro de la normalidad que la neuritis vestibular se desencadene después de sufrir vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), cuando los otolitos se desplazan de su posición correcta.

Además, mencionaremos que la progresión de la neuritis vestibular se divide en dos fases: la aguda, en la que se desarrollan intensos mareos y vértigo de manera muy repentina; y la crónica. En esta última, tras un tiempo en el que el paciente se va recuperando de manera gradual, algunos de ellos no presentan ningún síntoma y acaban por librarse de la dolencia, mientras que otros continúan sufriendo mareos crónicos.

Si volvemos a incidir en su duración, en la que el episodio inicial de vértigo de la enfermedad puede variar entre 24 horas y varios días, hay que recalcar que eso es sólo al principio. Después de esto, tiene un tiempo de recuperación que podrá  llegar a durar desde varias semanas hasta algunos meses, durante el cual tendremos una sensación constante de inestabilidad, pero no de vértigo.

diagnóstico neuritis vestibular

Tratamiento de la neuritis vestibular

La buena noticia es que esta dolencia se cura sin mayor problema, ya que suele mejorar progresivamente y sin tratamiento, además de no presentar secuelas. (Neuritis y laberintitis coinciden en que, aunque se alarguen varias semanas, suelen remitir por sí solas). Pero lo normal es que hayamos acudido al otorrino al comenzar a padecerla, que tras hacer su diagnóstico mediante examen médico y revisando nuestro historial clínico, nos habrá indicado un tratamiento a seguir.

Como suele tratarse de una infección vírica, el tratamiento se realizará con medicación antivírica específica. Además nos podrá recetar antieméticos para las náuseas, supresores vestibulares para reducir el vértigo, antihistamínicos, antidopaminérgicos, anticolinérgicos, corticoesteroides o benzodiacepinas. Obviamente, también puede realizarnos algún tipo de pruebas para descartar que se trate de otro tipo de trastorno

Como siempre, mantenerse activos (incluso con ejercicios específicos de cabeza en casa), cuidar la alimentación, controlar la fatiga y el estrés, evitar los medicamentos ototóxicos, y reducir el consumo de alcohol y tabaco, son grandes aliados para mejorar. La fisioterapia y la rehabilitación vestibular también están indicadas para tratar esta dolencia y compensar el déficit de equilibrio en el oído.

Si, como en otras ocasiones, estáis pensando en la relación del COVID-19 con la neuritis, os lo aclaramos brevemente. Este virus sí puede desencadenar una neuritis vestibular. Al tratarse de una infección vírica, la fisiopatología de la neuritis inducida por COVID puede ser similar a la de cualquier otra infección viral.

Por si todavía queda en el aire alguna duda, la otoneuróloga Mari Cruz Tapia, del Instituto ORL IOM de Madrid, nos habla sobre qué es la neuritis vestibular, sus causas y su tratamiento en este vídeo explicativo.

teléfono audicost

Te llamamos nosotros

¿Tienes dudas? Más cómodo imposible. Déjanos tus datos y te llamaremos para que nos digas cómo podemos ayudarte.